Soy omnicanal luego existo

La moda de la omnicanalidad está provocando que muchas empresas tengan que adaptarse al perfil de cliente interconectado que demanda una gestión continuada de canal a canal.

Existe mucho ruido en torno al concepto de omnicalidad, sin embargo, todavía son pocas las aplicaciones prácticas que nos encontramos en el día a día. De hecho, a muchos fabricantes de tecnología se les llena la boca hablando de omnicanalidad – porque está de moda – pero no todos llegan a ofrecerla en su magnitud. Hoy en día, este concepto ha conseguido tanta relevancia que si no eres omnicanal, no eres nadie.

(más…)