Cuando comencé a trabajar en el mundo de los centros de contacto, el ACD era el punto decisivo en la valoración de un sistema de call center. Sus capacidades eran las que básicamente marcaban la diferencia entre una solución de calidad y una que no sirviera para nada.

Leer más...